Inspiracional

La salvavidas no pagada de Instagram

Desplazándose a través del feed de Instagram en su teléfono, Ingebjørg Blindheim, de 22 años, explica por qué se le ha dado el apodo de “salvavidas”.

“Veo a muchas personas que quieren morir”, explica la joven noruega.

“No solo voy a ver a alguien decir que se va a suicidar e ignorarlo y esperar lo mejor”.

Intervenir para ayudar a los usuarios suicidas de Instagram no es un papel que Ingebjørg habría elegido para sí misma. Ella no trabaja para el sitio de redes sociales, y no se le paga por lo que hace. Tampoco está formalmente calificada para ofrecer ayuda, ya que no recibió capacitación en salud mental. En cambio, se siente obligada a actuar, dándose cuenta de que a menudo es la última oportunidad de ayudar a quienes publican su desesperación en línea.

“Siento que cuando no estoy mirando por teléfono, las personas pueden hacerse algo a sí mismas y nadie las verá”, dice.

Esto significa monitorear Instagram constantemente, identificar a quienes están cerca del borde y alertar a los servicios de policía y ambulancia. Ella admite tener noches de insomnio. Sabe que estar tan distraída por su teléfono puede enojar a su familia y amigos, pero le preocupa que sin su vigilancia, alguien pueda morir.

“Va mal, porque lo ha hecho antes”, dice ella.

Ingebjørg actualmente realiza un seguimiento de alrededor de 450 cuentas privadas de Instagram, que necesitan la aprobación de sus propietarios antes de poder seguirlas. La mayoría de estos pertenecen a mujeres jóvenes que publican sobre sus sentimientos más oscuros, aunque también hay algunos niños. Es un mundo secreto de pensamientos privados, imágenes y confesiones, regido por una regla no escrita de “no snitch”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *