Sara Blakely
Éxito

La historia de Sara Blakely

Ella era demasiado baja para ser
Goofy en Disney World.
Entonces ella inventó Spanx.

Por Danielle Wiener-Bronner

Redefiniendo el fracaso

Cuando Sara Blakely vendía máquinas de fax de puerta en puerta, se acostumbró a escuchar “no”.

“Sabía que ‘no’ era solo una parte del proceso”, le dijo la fundadora de Spanx a CNNMoney. “Tienes que escuchar ‘no’ muchas veces antes de que pueda llegar a un ‘sí'”.

Antes de que Forbes la nombrara la mujer multimillonaria más joven que hizo su fortuna ella en 2012, Blakely tuvo muchos fracasos. Al principio, Blakely quería ser abogado, pero eso no funcionó. “Básicamente bombardeé el LSAT”, dijo Blakely. Entonces, ella trató de ser Goofy en Disney World. Pero ella era muy baja. Para Blakely, parecía que iba a tocar “tocar fondo”.

Después de su “no” de Disney, Blakely consiguió el trabajo de vender máquinas de fax, que ocupó durante siete años. Allí, ella enfrentó una corriente constante de rechazos. “Me escoltaban constantemente fuera de los edificios”, recordó Blakely. “La gente me rompía la tarjeta de visita en la cara, que era algo típico”.

Pero Blakely nunca fue disuadida por el fracaso. “Al crecer, mi padre solía alentar a mi hermano y a mí a fracasar”, dijo. “No me di cuenta en ese momento, pero él solo estaba redefiniendo el fracaso para mí. El fracaso se convirtió en no intentar, no en el resultado”. Esa mentalidad y sus experiencias la prepararon para los desafíos de comenzar su propio negocio.

La historia de Spanx

Después de años de vender máquinas de fax, Blakely estaba lista para un cambio. “Un día, me estacione a un lado de la carretera y literalmente pensé: ‘Estoy en la película equivocada'”.

Ella hizo un inventario de su vida. Evaluó sus puntos fuertes, las ventas, y escribió lo que quería en un cuaderno.

“Terminé escribiendo, quiero inventar un producto que pueda vender a millones de personas para que se sientan mejor”.

Unos años más tarde, a los 27 años, Blakely no sabía qué ponerse debajo de un par de pantalones blancos. “Todo se mostró”, recordó. “Todo era realmente incómodo, o vinculante, o dejaba una línea o bulto, o algo que podía ver a través de mi ropa”.

“Así que decidí inventar una mejor solución”. Blakely cortó los pies de un par de mallas elasticas, una versión temprana de la ropa moldeada que la haría famosa.

Debido a que ella se había marcado ese objetivo años atrás, dijo Blakely, inmediatamente reconoció la acción como una oportunidad. Blakely comenzó a investigar los fabricantes de medias y las patentes de panty medias. Pasó una semana visitando fábricas en Carolina del Norte y finalmente encontró a alguien dispuesto a hacer su producto. Finalmente, obtuvo su primer gran cuenta: Neiman Marcus.

La Palabra del nuevo producto se expandio rapidamente. La gente comenzó a prestar atención: incluyendo a Oprah Winfrey, quien puso a Spanx en su lista de “Cosas favoritas” en el 2000, solo dos años después de que Blakely cortara las mallas.

Ese fue un gran momento para Blakely. “Ser elegido como el elemento favorito de Oprah fue un momento realmente valioso e impresionante para mí”.

Una vida de emprendedora

Blakely no tiene ningún entrenamiento formal de comerciante, pero vive lo que ella llama una “vida empresarial”.

“Con la mentalidad correcta, puedes vivir una vida mucho más grande y mucho más grande de lo que imaginaste”, dijo.

Y a pesar de su éxito, todavía tiene momentos de duda. “Es un riesgo inventar algo”, dijo. “Tienes que hacer algo que no existía, lo que da miedo, porque es ahí donde la duda es lo más destacado”. Como empresaria, esa sensación de duda puede ser aún más pronunciada. “Te imaginas a los demás mucho más inteligentes y más calificados que tú. Entonces, un día te despiertas y dices: ‘¿Y si soy yo? ¿Por qué no?'”.

Blakely quiere que más mujeres asuman esos riesgos. “Mi sueño es que haya muchas más inventoras”, dijo. “Necesitamos la contribución de las mujeres”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.